El mar de Cádiz

mar de Cádiz farola

No me llaméis, montañas, que no añoro los bosques                                                            apretados de encinas ni el verdor de los prados                                                                          cuajados de amapolas al romper la mañana.

No extraño ya los campos ni los picachos recios                                                                                 de los montes enhiestos desafiando a las nubes                                                                                  ni el frío del invierno ni las cimas nevadas.

Tampoco echo de menos las aguas revoltosas                                                                                      de los bravos arroyos rompiendo entre las peñas                                                                                ni aromas de tomillo ni esencias de lavanda.

Ni siquiera ya evoco el trino del jilguero                                                                                        erguido y arrogante, oculto entre los pinos,                                                                                          ni el cri-cri de los grillos en la noche callada.

No me llaméis, montañas, que ahora soy del mar,                                                                             de las dunas de arena y de la blanca espuma                                                                                       que dispersan las olas al morir en la playa.

Ahora soy marinero del puerto, de la sal,                                                                                              del barquito de vela, del viento de levante,                                                                                           del rojo atardecer y la noche azulada.

Me gusta el cielo abierto, el sol resplandeciente,                                                                                 la luz, el horizonte, el chillar de gaviotas                                                                                                 y la luna de plata reflejada en el agua.

Aquí quiero morir y entregar mis cenizas                                                                                                  a las aguas del mar que me tiene embrujado,                                                                                          y diluirme en ellas para la eternidad.

Pedro García Martos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s