Te quiero, mujer

Se acerca el 8 de marzo y se nos llena la boca defendiendo a la mujer.

Sigue leyendo “Te quiero, mujer”

Acumulando años

Hace mucho que no escribo y es que estoy intentando encontrar mi sitio llegando a la cuarentena. Me hallo en la edad en que me persigue la juventud y me saluda el envejecimiento. Sigue leyendo “Acumulando años”

La vestimenta del voley playa desde el punto de vista masculino

Si le preguntamos a un hombre cómo prefiere ver a una mujer en televisión, si con más o con menos ropa, es infrecuente que en nuestra sociedad española, europea, moderna, occidental encontremos a alguno que responda que la prefiere más vestida que expuesta. Sigue leyendo “La vestimenta del voley playa desde el punto de vista masculino”

6 razones para no recoger la caca del perro

 

bolsita cacaDicen que es un problema de urbanismo, que afea las calles, que demuestra el poco civismo que existe en una ciudad… La policía amenaza con multar hasta con 750 euros a los dueños que no recogen la caca de sus perros e incluso hay ciudades donde pretenden analizar el ADN de la caca de los cuadrúpedos para pillar a los infractores. Un método infalible para llevar las bolsitas es que pisemos por accidente la caca de nuestro propio perro, ¿puede haber algo peor? ¿Tienes mascota y no has reconocido el objeto de la fotografía? ¿Por qué nos cuesta tanto trabajo recoger la caca del perro? Sigue leyendo “6 razones para no recoger la caca del perro”

¿Para qué sirve el fútbol?

botas de fútbolHace un par de años que no sigo el fútbol, no me siento a ver los partidos y no me emociono con las victorias. Nunca sufrí con los fracasos: no es muy del sexo femenino. Por mucho que nos empeñemos las mujeres, tarde o temprano, cuando en la vida nos ocurre algo trascendental, llámese hogar, maternidad o trabajo, nuestro tiempo se vuelve de oro, reordenamos nuestras prioridades y volvemos a ver a veintidós tíos corriendo tras una pelota. Esto no quiere decir que las mujeres no valoremos el fútbol, no lo entendamos o no seamos capaces de disfrutar un gol. Simplemente no queremos entender, nos desentendemos. Sigue leyendo “¿Para qué sirve el fútbol?”

Cómo reaccionar cuando se te cruza un galgo en la carretera por la noche

Siempre pensé que sabría qué hacer cuando se me cruzara un perro en la carretera, pero ayer tuve esta experiencia y no fue como la había visualizado en mi mente.

Sigue leyendo “Cómo reaccionar cuando se te cruza un galgo en la carretera por la noche”

La paz sea contigo

pazHoy ha venido mi hija del colegio. Han celebrado el Día de la Paz. Me ha preguntado si el resto de la población mundial estaba celebrando también este día. Cree que es algo parecido a la Navidad, la cual cree que también se celebra en todo el globo terráqueo. Yo también celebré de pequeña el Día de la Paz, coloreé una paloma y canté una canción. Tenía muy presentes a los negritos de África, por los que tenía que terminarme el plato, y a los niños pobres, por los que debía ceder mis regalos de los Reyes Magos. No debió surtir mucho efecto cuando en mi generación de madres se habla de meter a los hijos en un colegio u otro según su porcentaje de alumnos gitanos, cuando en nuestro país se desprecia a las familias de chinos que se apropian de los comercios españoles o cuando en nuestro continente no se deja entrar a los refugiados que escapan de la guerra. Sigue leyendo “La paz sea contigo”

Cuidador de hospital

El médico aconseja operar a un familiar. Los nervios nos rondan hasta que ese día llega, hasta el punto de desear que el día llegue finalmente, que todo se resuelva y veamos a nuestro familiar recuperado.

Cuando fijan la fecha de la intervención, la inquietud se apodera de nosotros, el paso del tiempo es lento, no hay día en que no se hable de la dichosa operación. Nos damos cuenta de que habría sido preferible que nos avisaran de un día para otro, así no habríamos tenido tiempo de pensar en el dolor o en las complicaciones que padeceremos. Todo se vive en familia. Sin embargo, pasa a quirófano el paciente solo. Los minutos en que espera hasta que es anestesiado se hacen insufribles. Parece que el pánico nos invade. Nos sentimos abandonados. Nadie nos da conversación. Hace frío. Todo es gris o verde, metálico, lúgubre, impersonal. ¡Si al menos hubiera hilo musical! Pero el silencio de sótano nos ahoga. Ver a alguien pasar nos infunde vida. Se nos acercan y comprobamos el voraz efecto calmante de un simple tacto. Sigue leyendo “Cuidador de hospital”

Señora Bescansa, déjese de tonterías

Ha sido muy grato ver que por fin se rompían los formalismos del Congreso de los Diputados. Todos hemos de reconocer que los nuevos diputados representan mejor a la sociedad actual, aunque el tiempo demostrará si están bien preparados y nos gustan más o menos que los clásicos. Tan malo es que nos obliguen a llevar traje como a no llevarlo, a usar maletín o mochila, a llevar rastas o a maquillarnos. Pensar que cualquiera de nosotros puede representar a un sector de la sociedad e inmiscuirse en un club que parecía cerrado ha constituido un gran avance como país democrático y liberal. Encontrar personas de otras razas y religiones puede que haya sido incluso más representativo por la aceptación de lo diferente, más allá de unas rastas y una coleta que se puede dejar uno alguna vez en la vida. Sigue leyendo “Señora Bescansa, déjese de tonterías”

Yo también rezo por París

ParísOtra vez nos despertamos con la noticia de la barbarie. Matanza de más de 120 personas de a pie como tú y como yo por el simple hecho de estar en ese sitio a esa hora en esa ciudad. Cuando a una persona le permite su conciencia acabar con la vida de un desconocido con tanta frialdad, hablamos de una persona psicópata, asesino, mercenario, etc. Nada ni nadie puede justificar tal hecho. Ni en el nombre de una religión, ni ideología, ni siquiera como revancha a una injusticia. Me pregunto qué educación se les ofreció a estos asesinos, qué trastorno latente y silente no se les pudo detectar en su adolescencia. Porque es difícil concentrar tanta estupidez, maldad y sangre fría en un solo individuo. Me llamó la atención un estudio realizado en el Reino Unido que confirmaba que uno de los libros más solicitados por los terroristas de ISIS en Occidente fue “Islam para principiantes”. Esto refleja la incultura e idiotez y de estos declarados yihadistas que defienden el islam. ¡Qué ironía! El islam es una víctima inocente de estos asesinos. El islam y los musulmanes también nos sentimos golpeados cada vez que sucede una atrocidad en su nombre.
Espero que los gobiernos y autoridades logren frenar estas olas de violencia y nos puedan garantizar un futuro en paz y buena convivencia.
Mis más sinceras condolencias al pueblo francés y en especial a los parisinos donde tengo familia y amigos.
YO TAMBIÉN REZO POR PARÍS.

Sami Aoufi Rabih